TC 28 - Mieres (Asturias) ✪✪
17549
post-template-default,single,single-post,postid-17549,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

TC 28 – Mieres (Asturias) ✪✪

Amanece un día fantástico y soleado, una excusa perfecta para pasar la mañana de sábado en Mieres, tomar una botella de sidra en Requejo con los amigos y después ir a probar las delicatesen de ese restaurante del que todos hablan desde hace ya una buena temporada. No hablamos de otro que del TC28 Tenedor y cuchara / Técnica y Cariño. Un concepto diferente de local más propio del barrio del Borne en Barcelona que de la capital del Caudal, Concretamente en la Pasera, en la Calle Teodoro Cuesta 28.

Una propuesta valiente, diferente y fresca la que ofrecen sus socios, Mario, Silvia, María y Aída. En el TC28 se trata de sentir, y desde el mismo momento en el que atraviesas su puerta ya sabes que algo diferente va a suceder. Sin ir más lejos si te pasas por allí un domingo cualquiera, podrás disfrutar de su sesión vermú con dj en directo en su zona de barra. Y es que éste es otro de sus atractivos, su amplia carta de vermús los cuales podrás acompañar con sus “gildas”, banderillas de guindilla, aceituna y anchoa.

Y es que el sitio es “guay” y cuando digo “guay” no me refiero a ese tipo de restaurantes que pretenden serlo pero no lo consiguen, aquí la autenticidad se respira en su propuesta culinaria, su clientela y por supuesto en sus propietarios “aquí no se imita, se innova”. El restaurante cuenta con una terraza exterior con cuatro mesas y una amplia zona de barra donde hay dispuestas mesas altas y bajas donde poder “picar”. Su decoración combina madera, metal y colores pizarra que recuerdan al pasado del carbón que tan buenos años le ha dado a la cuenca. Una estética industrial pero a la vez orgánica, moderna pero cálida; a la vez, casual, pero elegante. En la parte de atrás cuenta con un comedor muy acogedor de siete u ocho mesas donde comimos en esta ocasión.

Su cocina la defiende brillantemente Mario Fernández Argüelles. Formado en Txoko del Gourmet en San Sebastián, posteriormente pasó por Casa Flora en la cercana plaza de Requexo y trabajó con conocidos chefs asturianos como Koldo Miranda, Javier Loya o Rodrigo Roza. Mario también es uno de nuestros mejores exponentes en lo que a micro-cocina se refiere, y es que ha sido uno de los finalistas en el último certamen del Concurso Nacional de Pinchos y Tapas Ciudad de Valladolid con su pincho “tartar de calamar a la brasa”

En esta ocasión fuimos seis comensales y escogimos para beber un Ars Romántica de Bardos, podríamos definirlo como un vino de autor moderno, con gran suavidad y dulzura. Con DO Ribera del Duero y elaborado con uva tinta del país se fermenta en forma de crianza durante 14 meses en barricas de roble francés de uno y dos años. También tomamos Impresiones, un verdejo 100% vino blanco dulce de color amarillo verdoso, con mucha chispa de aguja natural.

Si tuviese que definir su cocina, diría que hay una clara influencia de cocinas del mundo, mediterránea, china, india, mexicana… pero sin perder de vista las potas, sartenes y cocinas de carbón de nuestras madres y abuelas. Como a ellos les gusta decir, sabores de siempre repensados desde las posibilidades gastronómicas que ofrece la modernidad.

Es un sitio que invita a pedir para compartir y poder probar el mayor número de propuestas posibles, pero también disponen de propuestas que encajan a la perfección como segundo plato individual. Fuera de carta acostumbran tener diversas variedades de pescado de mercado con guarnición de verduritas.

Como aperitivo nos ofrecieron una crema de lentejas con ras el hanout con pasta crujiente de wanton. Fuera de carta pedimos su tomate rosa que estaba excelente. De carta nos decidimos por sus gyozas de calamar con tinta al estragón. Magnífico equilibrio del estragón y el calamar en su relleno. Uno de sus platos más visuales son sus baos, los tienen de guiso de rabo de toro (por los que nos decantamos) pero también los preparan de pato al estilo Shangai. Con una bonita presentación los panes bao vienen en una rejilla muy original. ¡Si vas, pídelo!

Tacos de cochinita pibil que, si bien hay que reconocer que es su versión y estaban correctos y sabrosos, para un enamorado de la cochinita pibil como yo, creo que se alejan de la versión más tradicional. El acompañamiento del taco con pimientos y piña a mi juicio creo que le pega más a una fajita o a un taco al pastor que a uno de cochinita donde eché en falta su cebolla morada encurtida y un toque de lima.

Pata de pulpo braseado con ñoquis de garbanzos con un toque picante soberbio y para cerrar su pluma ibérica al tandoori con arroz basmati y mango. Un plato perfectamente ejecutado y muy aromático. El toque dulce del mango pega a las mil maravillas con esta carne ibérica.

De postre una falsa tatín de manzana y helado de requesón y dos milhojas de almendras y helado de yuzu delicioso acompañado de chupitos y cafés.

Sin duda nos hemos quedado con ganas de probar algunos de sus platos, como sus raviolis de boletus y yema trufada, tartar de atún con arroz de sushi y cogollos, verdinas con langostinos, su guiso de setas de temporada con alcachofas y almejas o su hamburguesa capricho. Esperamos volver pronto.

TC 28

Teodoro Cuesta 28 Mieres  (Asturias)
Reservas: 984 187 129
Domingo tarde y lunes tarde (cerrado) martes todo el día (cerrado)

www.tc28.es

fartucate.net