Restaurante Voar - Ribadeo
6342
post-template-default,single,single-post,postid-6342,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante Voar – Ribadeo

fartucate.netSorprendente, es el calificativo que usaríamos para referirnos al Restaurante Voar de Ribadeo,  seguramente porque es un establecimiento de los de toda la vida en la villa, integrado en el hotel del mismo nombre y que habiendo pasado por distintas gerencias a lo largo de estos años, su restaurante nunca fue un sitio con la suficiente “chispa” para llamar la atención.

Desde luego, nada que ver con lo que nos encontramos en nuestra reciente visita esta pasada Semana Santa. Carta sencilla y tradicional, sin pretensiones de “nueva cocina”, pero con un resultado final extraordinario.

hotel voarrestaurante voarLocal reformado no hace mucho tiempo, dispone de varios comedores, salas privadas, incluso salón para bodas, además del hotel con un extenso jardín con piscina y un amplio aparcamiento que hace que resulte muy cómodo acudir a este restaurante.

Fuimos cinco comensales, con reserva hecha por un amigo nuestro que a su vez es proveedor del restaurante. Llegamos diez minutos antes de la hora y pudimos pasar directamente, pues la mesa ya estaba preparada. Servicio impecable, trato correcto y superamable sin caer en la pesadez o el servilismo.

fartucate.netNada más sentarnos nos sirvieron un aperitivo de ensaladilla rusa, invitación de la casa, estupendo.

fartucate.netDe primero pedimos unas croquetas de jamón. Ración abundantísima, bechamel estupenda, mucho sabor a jamón y punto de fritura perfecto.fartucate.net

A continuación tomamos pulpo a la gallega. Tamaño bueno, cocción perfecta y mucho sabor. Echamos en falta una patata cocida acompañando al pulpo. Aún así, un plato extraordinario.

fartucate.netArroz caldoso de marisco. Por indicación de la jefa de sala, pedimos tres raciones. Más que suficientes para los cinco, de hecho no pudimos acabarlo. Buen arroz, con mucho sabor, cantidad de marisco la justa, no como esos sitios que es imposible encontrar arroz entre tanto bicho. Como siempre, mejor el segundo plato que el primero, tras un poco más de reposo en la mesa.fartucate.net

No tomamos postre, pues ya no podíamos más.

De bodega nos decidimos por un Ribera del Duero, Pruno, excelente, servido a temperatura adecuada y que fue el acompañamiento perfecto a una buena comida.

P.J.