Restaurante Sidrería Bedriñana (Villaviciosa – Asturias)
4163
post-template-default,single,single-post,postid-4163,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante Sidrería Bedriñana (Villaviciosa – Asturias)

fartucate.netTodo un clásico de Villaviciosa, la sidrería Bedriñana, situada frente a la Plaza de Abastos de esta bellísima localidad asturiana, cuenta con un local con amplia barra, comedor en la sidrería y en un local anexo en el interior, además de sus terraza en verano que sirve de punto de encuentro de mucha gente y para tapear comer o cenar disfrutando de una excelente sidra en un buen ambiente.

Fue distinguida en el año 2014 con el premio a la “Mejor fabada del mundo”, una de sus especialidades junto con los cachopos y el pescado y fartucate.netmarisco fresco procedente de Tazones o Lastres. En anteriores visitas tuvimos ocasión de probar la fabada y damos fe de que merecía el premio, así como pescados y mariscos frescos que hacen honor a su buena fama.

En esta ocasión estábamos de paso y éramos solo dos, los que nos acercamos a esta estupenda sidrería un lunes para comer. Resistimos la tentación de probar una de las enormes andaricas (nécoras) que teníanfartucate.net expuestas en la barra y que podéis ver en la foto. Demasiado grandes, casi parecían ñoclas (bueyes de mar) o centollos, así que decidimos dejarlo para otra ocasión que tengamos más tiempo.

Comenzamos con unas almejas a la marinera. Un poco “simplonas” pero les salvaba la salsa marinera que estaba muy buena.

Seguimos con pulpo del pedreru a la plancha. Era medio pulpo, pequeño, como son los auténticos de pedreru, y estaba espectacular. Muy sabroso y en su punto.

fartucate.netfartucate.netTerminamos con rollo de bonito, también muy bueno, riquísima la salsa y auténticas las patatas fritas .

Una comida rápida, sencilla y buena, que era los que necesitábamos, a un precio muy razonable, 62€, incluidas tres botellas de sidra y un café.

Bien atendidos por un camarero al que no le venía mal una sonrisa de vez en cuando, que siempre hace la estancia más agradable.

M.M.

Tintoreria Everest