Restaurante Prado en Boal, más conocido como Bar Prado,..
17108
post-template-default,single,single-post,postid-17108,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Restaurante Prado – Boal (Asturias) ✪✪

Más conocido como Bar Prado, tiene sus orígenes en el año 1960 con una constante evolución hasta lo que hoy es el Hotel Restaurante Prado, que en la actualidad regenta la segunda generación de la familia.

Situado en la localidad de Boal, al lado de la iglesia y del primitivo mercado o plaza de Los Gochos, en un encantador pueblo en el centro del Parque Histórico del Navia, en plena montaña pero a escasos 25 minutos de la costa. Una ubicación privilegiada para disfrutar de sus maravillosos paisajes característicos del Occidente Asturiano.fartucate.net

El restaurante cuenta con unas amplias y acogedoras instalaciones. Una zona de barra, comedor interior y terraza, donde se puede disfrutar de su cocina casera y tradicional que elabora Pilar, tanto a la carta como en menú diario a precios muy económicos.fartucate.net

Siete comensales en un caluroso día de agosto, nos situamos en la terraza donde fuimos rápidamente atendidos por el actual propietario, Jose, un gran profesional de trato cercano y muy amable.

Comenzamos con unas croquetas de jamón deliciosas. Auténticas croquetas caseras de las de antes, bechamel densa pero cremosa y con un sabor puro maravilloso.fartucate.net

Una de las especialidades de la casa son los callos y a pesar de que el caluroso día no era el más indicado para comerlos, no nos pudimos resistir. La fama es merecida aunque para nuestro gusto quizás les faltaba algo más de picante, lo que tiene fácil solución.fartucate.net

Otro de sus platos más reconocidos es la oreja. En pocos sitios la hemos probado tan bien cocinada, con una textura perfecta y un sabor eterno. Al igual que los callos, la acompañamos de unas patatas fritas de las de verdad.fartucate.net

Seguimos con un rollo de bonito también al más puro estilo tradicional. Lleva aceituna, lo que siempre provoca división de opiniones, pero estaba jugoso, rico y la salsa que le acompañaba exquisita.

Uno de los platos que más nos gustó fueron las carrilleras. Hechas en su punto perfecto, tiernas y sabrosas, acompañadas de una salsa de sabor celestial y unas buenas patatas fritas.fartucate.net

No podíamos dejar de probar el cachopo, hecho con una carne de una calidad inmejorable, también preparado de la forma más sencilla y tradicional, relleno solo de jamón y queso y con un rebozado perfecto.fartucate.net

Llegamos a los postres casi sin hueco para nada, pero pudimos probar un requesón “de escándalo” que acompañado de miel de Boal es una auténtica exquisitez.fartucate.net

También probamos un flan casero delicioso, que nos recordó a los flanes que hace muchos años hacían en casa nuestras madres y abuelas.fartucate.net

No pudimos disfrutar de su postre más famoso, la Tarta Venera, que se había agotado. Es un postre típico de la zona que intentaremos probar en una próxima ocasión.

Mención especial merece su carta de vinos, muy interesante y con unos precios increíblemente baratos. Vinos de calidad a precios muy reducidos entre los que escogimos un tinto crianza, Protos ´27 – 2014, un Ribera del Duero con el que Bodegas Protos conmemora el 90 aniversario de su fundación. Vino muy personal, elaborado exclusivamente con uva Tinta del País procedente de viñedos de más de 50 años, es un vino fresco e intenso en nariz, persistente, redondo y muy equilibrado en boca. Una maravilla del que podéis obtener más información en la web oficial de Bodegas Protos pinchando aquí.

En resumen una genial comida, raciones muy abundantes a precios más que económicos en un restaurante al que esperamos volver pronto, pues hay muchos más platos que probar de los que nos hablaron muy bien, como el cordero, jabalí, carne guisada, rabo de toro, merluza a la cazuela, pulpo a la gallega…. y otros platos de cuchara más adecuados para días de menos calor como la fabada o el pote asturiano.fartucate.net

fartucate.netAdemás, antes y después de la comida, pudimos pasear por este bonito y acogedor pueblo que es Boal, que cuenta con unos alrededores fantásticos que merece la pena visitar, y que justifican el slogan “Asturias Paraíso Natural”.  La niebla nos impidió fotografiar vistas muy espectaculares, por lo que nos tuvimos que conformarnos con algunas fotos de la presa de Doiras. Lo dejamos para la próxima visita.

fartucate.netM.M.