Restaurante Muñagorri (Madrid)
1804
post-template-default,single,single-post,postid-1804,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante Muñagorri (Madrid)

fartucate.netCocina de Pedro Muñagorri, propietario de este Restaurante Gastro Bar como a él le gusta llamarlo, que se inició en la cocina vasca en restaurantes como La Casa de Nicolasa en San Sebastián y el Zeria de Fuenterrabía, pasando por otros locales de Madrid y el anterior Muñagorri que tenía en Las Rozas, hasta el actual ubicado en pleno Barrio de Salamanca, en la calle Padilla y frente a otro sensacional local, la marisquería El Cantábrico.

Tfartucate.netiene una zona de barra con mesas y taburetes altos y un comedor estilo tradicional. Optamos por lo primero, y estuvimos muy cómodos ya que las mesas son amplias y los taburetes cuentan con respaldo.

fartucate.netEmpezamos bien la cena, pues aceptamos la recomendación del camarero que nos atendió para elegir el vino, Raíz, un Ribera de Duero Crianza 2010, que encajó a la perfección con lo que comimos.

Sopa de pescado al estilo tradicional Donostiarra (merluza y rape), pura crema y muy sabrosa, que fue un entrante perfecto para entrar en calor.

Pimientos riojanos con ventresca de bonito y cebollino. Altísima calidad en todos sus ingredientes.

fartucate.netfartucate.netRevuelto de Wakame, Salicornia y huevas de oricio con el huevo batido casi crudo. Una auténtica exquisitez la combinación del Wakame, el alga de moda al que se le atribuyen incluso beneficiosas propiedades nutricionales y que tiene un sabor suave y una textura muy agradable, la Salicornia, conocida también como “espárrago de mar” que tiene un intenso sabor a sal, y las riquísimas huevas de oricio (erizo para los madrileños). Quizás ligeramente mas hecho estaría mejor, ya que al estar tan crudo el huevo batido, es casi una sopa.

fartucate.netfartucate.netFinalizamos con un magnífico chuletón de vaca vieja (allí lo llaman por su nombre no como en muchos restaurantes que lo llaman buey cuando no lo es), acompañado de una guarnición de pimientos del piquillo de navarra confitados, también muy buenos.

Total para tres comensales con cafés y chupitos de Baines invitación de la casa, 117€. Precio muy bueno teniendo en cuenta la calidad de lo que comimos y bebimos y la situación del local.

M.M.