Restaurante Miramar – Cala Blanca (Menorca)
3656
post-template-default,single,single-post,postid-3656,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante Miramar – Cala Blanca (Menorca)

fartucate.netSituado en una de las laderas de Cala Blanca, pequeña y maravillosa cala de la costa oeste de Menorca, a escasos 15 minutos en coche de Ciudadela.

El restaurante es como una inmensa terraza-balcón sobre el mar, tal y como podéis ver en la imágen superior, y comer o cenar en una de las mesas pegadas al muro, es una auténtica gozada.

Reservamos mesa y a sugerencia del maître y dado que fartucate.netteníamos buenas referencias de este restaurante, encargamos caldereta de langosta para dos, pues era ya obligado probar uno de los platos más famosos de la isla.

Atendidos por personal muy amable en todo momento, comenzamos la cena con unas gambas autóctonas excelentes. Muy frescas, jugosas y en su punto – ni crudas ni pasadas – y con un sabor fuerte y maravilloso.

A continuación la caldereta, que hizo honor a su buena fama. Primero un trozo de la cabeza de la langosta con un fartucate.netcaldo delicioso, con sabor potente y auténtico, acompañado de trozos de pan que al comerlos empapados del caldo, nos trasladaba a la séptima galaxia por el sabor y sensación en boca tan agradable que se siente.

Seguimos con otro plato de caldo y ya con trozos del cuerpo de la langosta, que estaba fartucate.netincreíblemente buena, perfecta de cocción y textura y en cantidad muy abundante.

Podíamos haber tomado algo más de caldo pero el buche no dio para más.

fartucate.netUn sorbete de limón y cava muy rico, para finalizar una cena que recordaremos mucho tiempo.

De la bodega, que es un poco escasa, fartucate.netescogimos un verdejo de Marqués de Cáceres. Excelente vino que ha alcanzado un sorprendente nivel en muy poco tiempo. Una pena que no lo tuvieran suficientemente frio, en lo que parece ser un mal endémico de la isla, pues nos ha pasado en todos los restaurantes que hemos visitado hasta ahora. El remedio de la cubitera sirve para mantener y poco más, y es poco comprensible que ocurra esto sobre todo cuando la carta de vino es tan corta.

Raciones abundantes y precio adecuado e incluso contenido, 175€, incluidas 2 botellas de vino, cafés y un chupito de pacharán, que por cierto nos sirvieron ya echado en la copa, error que deben corregir.

M.M.