Restaurante Il Padrino - Gijón [1]
5225
post-template-default,single,single-post,postid-5225,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante Il Padrino – Gijón [1]

fartucate.net“Comida sobre masa – Pizza de Autor”. Así se define el Restaurante Il Padrino de Gijón, que recientemente ha inaugurado nuevo local en la calle Santa Elena, muy cerca de la Plaza Mayor y la Playa de San Lorenzo, y que está siendo una de las “revelaciones” en lo que a este tipo de restaurantes se refiere, por su originalidad y buen hacer en todos los aspectos.

Su propuesta es una mezcla de pizza y plato elaborado que podemos definir como pizzas novedosas, finas y con sabores no necesariamente italianos, utilizando producto fresco y de calidad. Embutidos, carnes, pescados, mariscos, verduras, quesos e incluso arroces, todo colocado sobre una masa fina y crujiente, buscando mezclas originales muy interesantes y con muy buen resultado en la mayoría de los casos.fartucate.net

Además de las pizzas de autor, inventadas por ellos mismos, en su carta podemos encontrar las pizzas clásicas y lo que ellos llaman ”pizzas del mundo”, preparadas con productos típicos del país del que se trate.

Visitamos este local tras hacer la correspondiente reserva con dos días de antelación, pues es difícil encontrar mesa en fin de semana o festivo sin reservar. Probamos cuatro pizzas y un postre que osfartucate.net pasamos a detallar:

Pizza Noruega. La que más nos gustó de las cuatro que probamos. Queso nórdico a las finas hierbas, eneldo fresco, mantequilla, aceite de oliva virgen extra, mozzarela de búfala y salmón ahumado noruego. Excelente combinación, sabores definidos y muy agradables y buena textura, destacando la calidad del salmón que quizás hubiese sido mejor trocear algo más para llegar a todo el plato.fartucate.net

Boletus y Foie. Pizza de autor con crema de tomate, boletus edulis pinicola, paletilla ibérica de bellota, virutas de queso Idiazábal ahumado, foie de pato, aceite de oliva virgen extra y mozzarela de búfala. Pizza un poco descompensada y con nombre algo engañoso, ya que el protagonismo mayor se lo lleva la paletilla ibérica que estaba muy buena e imponía su sabor. Buena la idea de composición, pero quizás deberían ajustar las cantidades de sus ingredientes para darle fartucate.netprotagonismo a todos.

Vegetal. Otro original diseño a base de crema de zanahoria, berenjena laminada, dados de calabacín, champiñón fresco, aceite de oliva virgen extra y tofu ahumado. Dominio claro de la berenjena en lo que a sabor se refiere, excelentes los champiñones y muy interesante la aportación del tofu ahumado, que en las zonas que más se nota, aporta equilibrio a la mezcla de todos los componentes que tenían una frescura difícil de encontrar en una pizza. Muy buen plato.fartucate.net

Morcilla y Huevos. Otra genial pizza de autor a base de crema de tomate, morcilla de Burgos, cebolla caramelizada, huevos de codorniz, aceite de oliva virgen extra, mozzarela de búfala y queso Parmigiano Reggiano. Riquísima, con protagonismo claro de la morcilla pero con una muy buena fusión de sabores al mezclarse con el resto de ingredientes.fartucate.net

Coulant y su helado. Solo pudimos con un postre y escogimos el Coulant. Buena presentación y bien de sabor y textura. Todos sus postres son caseros y tenemos muy buenas referencias de la tarta de queso y el tiramisú, que probaremos en una próxima ocasión.

fartucate.netIgualmente tenemos buenas referencias de otras de sus pizzas de autor, especialmente de la de Pulpo, la de Bacalao con Langostinos y la de Chipirones y Arroz Basmati, que también esperamos poder probar en nuestra próxima visita.

Bodega de calidad y a precio muy razonable, de la que escogimos un excelente vino tinto de Alicante, Enrique Mendoza 2013 (Merlot – Monastrell), perfecta compañía para una estupenda cena, en un local moderno y acogedor, con la cocina abierta a la vista de todos de forma que hasta puedes hablar con los cocineros desde la mesa.

El personal encantador, con trato amable, cercano y gran profesionalidad. Volveremos.

M.M.

→Acceso directo a crónica siguiente sobre este restaurante