Restaurante El Pasaje – Santiago de Compostela
6830
post-template-default,single,single-post,postid-6830,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante El Pasaje – Santiago de Compostela

fartucate.netPaseando por el Casco Histórico de Santiago de Compostela, con la única intención de tomar unos vinos y unas tapitas de forma informal en la barra, descubrimos el Restaurante El Pasaje.

Entramos porque tenía buen aspecto y en los expositores exteriores se veían piezas de aparente buena calidad. Una vez dentro vimos que había una variedad inusual de vinos y licores.

Pedimos tres Mencías y queríamos picar unas almejas en la barra. Nos informaron que tenían dos variedades, almeja Fina y Japónica. Nos decantamos por le Fina y al preguntarnos como las queríamos, a la plancha, nos dijo el camarero que para la plancha pedíamos mejor la Japónica, que estaba muy bien y costaba la mitad. Que si era para comer en crudo que entonces la Fina. No es frecuente que te digan eso en un restaurante desconocido, siempre se quiere facturar y vender lo más caro. El dueño, José, se acercó para darle la razón al camarero y nos explicó profusamente la diferencia entre una variedad y otra.fartucate.net

La conversación derivó en vinos y la sorpresa fue que había más de 1.300 referencias, y todos los vinos por los que preguntábamos los tenía, los había tenido o los conocía. Después la conversación pasó a licores y nos ocurrió lo mismo, tenía, por ejemplo, Ron Zacapa de todas las presentaciones, incluso nos puso en una copa de vino un poquito que quedaba de la botella de 25 años para que la probásemos.

Pero todavía fue más allá. Le preguntamos sobre un brandy de Jerez, Ximénez Spínola Tres Mil Botellas. Sin decir nada, se da la vuelta, trae una botella y la abre para nosotros. Al pagar nos dice que no sabe bien lo que cuesta, que ya cobrará cuando volvamos.fartucate.net

Evidentemente, con una experiencia así hay que ser consecuente, fuimos a comer al día siguiente.

Nos recibió muy atento y nos dijo que no dudaba que volviésemos.

fartucate.netLa comida empezó con un entrante de la casa que consistía en un Pastel de Verdura con Lamprea ahumada, elaborado el ahumado  por ellos mismos.fartucate.net

Ensalada de Perdiz Escabechada. Exquisita, marea de sabores, perfecta.

Después, una gran fuente de almejas, Japónica claro, a la plancha. Punto perfecto de plancha, de aceite y de vinagre, inmejorable. El que escribe esto no es un fanático de las almejas, pero comí como el que más, geniales.

A continuación comimos carne, la habíamos visto en el expositor. Chuletones de Vaca Vieja, de más de cinco años y madurada más de 40 días. Servida en plato caliente, perfecto punto, carne poco hecha pero caliente en su interior. No sabríamos decir si estaba mejor la carne o la grasa, no dejamos nada, solo los huesos. Algo más de dos kilogramos para cinco personas.fartucate.net

De bodega no lo hicimos mal. Primero, para sentarnos, un Marqués de Vargas Reserva 2007. Vino que no suele defraudar. Mejoró mucho cuando abrió en copa.

Para comer, dos botellas de Sierra Cantabria Colección Privada 2012, un vinazo, 95 puntos Peñín. La carne se lo merecía.fartucate.net

No pudimos con postre. Café y ahí vino José, el dueño, a preguntar qué tal todo. Pedimos un chupito del brandy del día anterior, buenísimo, y nos invitó a otro.

En la amena conversación salió el tema de que allí habían comido Ángela Merkel y Rajoy cuando la Canciller visitó Galicia. La casualidad de tomar un vino a deshora nos llevó a un sitio fantástico que recomendamos fervientemente.

El precio no podía ser barato en función de todo lo que comimos y de la calidad de los platos, del vino y del licor, pero pensamos que muy ajustado, nada que reprochar.

Si vais a Santiago, esta es una garantía de buena mesa y trato exquisito.

J.M.