Restaurante Casa Solla - San Salvador de Poio (Pontevedra)
3762
post-template-default,single,single-post,postid-3762,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante Casa Solla – San Salvador de Poio (Pontevedra)

fartucate.netResulta difícil describir las sensaciones y buenos momentos que Pepe Solla y su equipo nos hicieron vivir con sus platos y su atención, en la visita que hicimos al Restaurante Casa Solla a finales del pasado mes de mayo.

El restaurante está situado en San Salvador de Poio, muy cerca de la ciudad de Pontevedra, en una edificación clásica gallega donde no falta un patio con un hórreo gallego y una parra que le da sombra.

Pepe Solla se hizo cargo del restaurante que regentaban sus padres hace catorce años. En este tiempo ha obtenido multitud de premios y reconocimientos, entre los cuales destacan una estrella Michelín y tres soles en la guía Repsol. No es el típico chef que se refugia en su cocina y sale a saludar al final de la comida. Nos sorprendió gratamente que era él quien recibía y daba la bienvenida a los comensales y que durante la comida se dejaba ver por la sala, en ocasiones para explicar algún plato, para maridar algún vino, e incluso para servir alguna de sus exquisiteces.

La carta le da especial protagonismo a la mar, pescados y mariscos elaborados tradicionalmente y también cocinados de una forma un poco más innovadora. Al mismo tiempo no podían faltar los productos de la huerta, las tapas típicas y una excelente carne de vaca gallega.fartucate.net

Además de la carta ofrece tres menús cerrados, denominados, degustación, gastronómico y gran menú. Nosotros optamos por el gastronómico y por una selección de vinos de la tierra.

Comenzamos con el momento aperitivo compuesto por lo que ellos llaman las piedras que se comen, sobre las que sirven unas fajitas de nabo y pescado, gambas crujientes y un pan con aceite maravilloso. Una serie de trampantojos como el huevo que no es, las olivas rellenas y los cacahuetes. Terminamos con un fabuloso te de cebolla.fartucate.netfartucate.netfartucate.net

Ensalada cítrica de choco. Una verdadera explosión de sabores.

Vieiras y zamburiñas servidas de una forma muy original, sobre piedras con oquedades y hendiduras que aprovechan para colocar las viandas.

La Patata, presentada con una especie de rebozado y con flores y verduras, realmente exquisita.fartucate.net

Mención especial merece la merluza esparrago amargo-dulce y salsa rosa picante. Cocinada a baja temperatura y fartucate.netservida en el punto justo de cocción, que junto con la frescura del producto resulta un plato sublime.

Filloa-fajita de raxo ahumado. Quizás el plato menos brillante de todos los que fartucate.netprobamos.

Vaca, berenjena y hojas. Presentación muy original, mezcla fantástica de sabores en los que destaca la carne con una textura fartucate.nety un punto perfecto.

Selección de quesos con los dulces. Tomándolos por separado pudimos comprobar lo deliciosos que estaban los dulces.

Caviar de pera limonera.

Mandarina. Una especie de crema-mousse delicioso.

fartucate.netfartucate.netfartucate.netPaisaje de primavera. Postre fresco y vistoso donde los haya.

Selección de chocolates. Exquisitos y además es un espectáculo ver a Pepe Solla servirlos en la mesa, momento en el que sobre un papel, con varias cremas, virutas, polvos, piruletas y varias presentaciones de chocolate, presenta la maravilla que podéis apreciar fartucate.neten la foto.

Como ya indicamos optamos por una selección de vinos gallegos que resultaron muy agradables.

Albariño Pedralonga 13, típico albariño muy fresco y afrutado con muy buen beber.

Ribeiro Viña de Martín 13, de la bodega de Luis Anxo Rodríguez, del cual tenemos un grato recuerdo con otro vino suyo, A Torna dos Pasas, que probamos en restaurantes de Nacho Manzano aconsejados por su gran sumiller Juan Luis García.

Valdeorras Gaba do Xil 13, 100% godello, afrutado y con un sabor final muy intenso.

Ribeira Sacra Lalama Tinto 10, 90% mencía, 10% garnacha brancellao y mouratón. Es un vino con un toque de acidez que no nos gustó especialmente.

Monterrei Alanda Tinto 12, mezcla de mencía bastardo y tinto fina. Destacar este vino por encima del resto, gran olor, gran sabor, temperatura idónea…. Excelente.

Y para el postre un vino dulce de Ribeiro, Armán Doce 11. Muy bueno.

Para terminar tomamos en una sala contigua un par de gin tonic de Martin Miller´s servidos correctamente.

Cabe destacar el surtido de panes que ofrecen con el menú, todos exquisitos, pero sorprende el de algas. Nunca lo habíamos probado y resulta de lo más agradable y original.

Como notas negativas, decir que resulta un poco estresante el ritmo del servicio. Creemos que un menú de esta categoría merece tomárselo con mucha más tranquilidad para degustar y apreciarlo mucho más.

Por otro lado, una vez acabada la comida, después de pagar y al despedirnos, nos presentamos como miembros de la Sociedad Gastronómica Fartúcate y pedimos que nos enviasen por e.mail una pequeña explicación de cada uno de los platos, para elaborar esta crónica de la manera más correcta posible. El propio Pepe Solla pidió que dejásemos nuestra tarjeta de visita para enviárnoslo, sin que hasta la fecha, más de dos meses después, hayamos recibido nada, a pesar de que lo volvimos a pedir posteriormente por e.mail en dos ocasiones y una por teléfono, lo que motivó el retraso en la publicación de esta crónica, que hemos tenido que hacer sin la ayuda solicitada.

A pesar de estas dos notas negativas, es un sitio muy recomendable al que si tenemos oportunidad, volveremos.

P.J.