Restaurante Casa Narciandi - Alto de la Madera (Asturias) [2]
8752
post-template-default,single,single-post,postid-8752,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante Casa Narciandi – Alto de la Madera (Asturias) [2]

fartucate.netNueva visita a Narciandi, casa de comidas situada en el Alto de la Madera, ya en el concejo de Siero pero muy cerca de Gijón, tal y como os describimos en nuestra crónica de diciembre del año pasado donde os dábamos detalles generales de este negocio familiar que es uno de los templos de la cocina tradicional asturiana.

Tres comensales como siempre maravillosamente atendidos por Ana, Carlos y todo su equipo, en un ambiente familiar muy agradable, un domingo a mediodía y con lleno a rebosar como es habitual.

fartucate.netMientras esperábamos por la mesa tomamos un vino y un estupendo aperitivo en una pequeña mesa que tienen en el exterior, a base de picadillo, patatas fritas y un riquísimo pan tostado. Casi nos apeteció pedir más cantidad e incluirlo como plato en la comida porque el picadillo estaba exquisito, sin una gota de grasa mala, tierno y muy sabroso, que acompañado de unas patatas fritas auténticas era un aperitivo fantástico.

Una vez dentro nos situamos en una cómoda mesa en la parte baja frente a lo que era la antigua barra y tras pedir la comida nos obsequian con otro aperitivo también muy bueno, consistente en tres cazuelitas, una con aceitunas, otra con ensaladilla rusa muy rica y la tercera con un bacalao desmigado que estaba delicioso.fartucate.net

Continuamos con pulpo a la plancha, que como comentamos en su día en nuestra página de Facebook, hay que llamarlo estilo Narciandi porque es único. Es pulpo del pedreru pequeño, planchado a la perfección, textura al dente y condimentado con maestría y ese cariño que ponen en esta casa en todos sus platos que da lugar a maravillas como esta.fartucate.net

Otro de los platos estrella es sin duda el pitu caleya. Es pitu de caleya de verdad, lo que es fácil de diferenciar por su color y su textura. Si además es una zanca cocinada a la perfección con sus arbeyos, pimientos, patatines y una salsa casera de las de estar tres días mojando pan, podemos comprender que haya gente que hace cientos de kilómetros para comer este plato.fartucate.net

En noviembre y recién comenzada la temporada de callos, no podíamos ir a Narciandi y no comerlos, pues es, en nuestra opinión, uno de los mejores sitios que conocemos para comer callos al más puro estilo tradicional asturiano, como ya os contamos en la crónica de diciembre del pasado año.fartucate.net

No pudimos con el postre, que los tiene buenísimos, porque estábamos demasiado llenos.

Acompañamos la comida con un buen vino tinto de Bodegas Vinícola Real recomendación de Carlos, Cueva del Monge 2010, un rioja crianza 100% tempranillo, redondo y muy equilibrado e ideal para el tipo de comida que tomamos.fartucate.net

En resumen otra sensacional comida en un ambiente familiar muy agradable, donde la calidad va además unida a los precios que son muy económicos, algo que ocurre también en los vinos con una pequeña carta bien diseñada a precios muy contenidos.

M.M.

Acceso directo a crónica anterior sobre Casa Narciandi ➡