Restaurante Casa Gerardo - Prendes (Asturias)
309
post-template-default,single,single-post,postid-309,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante Casa Gerardo – Prendes (Asturias)

Hfartucate.netablar de Casa Gerardo es hablar de la cocina asturiana, de su filosofía, de su relación con el entorno, la calidad y el respeto hacia los ingredientes. Esta casa ubicada en Prendes, a escasos veinte minutos de Gijón, fue fundada en 1882 y está capitaneada en la actualidad por la cuarta y quinta generación, que le ha dado un salto de calidad y que pasea por el mundo el nombre de Asturias desde hace ya unos cuantos años. Pedro y su hijo Marcos, tienen un reconocido prestigio que exportan continuamente, asesorando y supervisando establecimientos en distintos sitios de España y del mundo.

fartucate.netEl pasado viernes 26 de junio fuimos a cenar cinco personas. Nos situaron en el comedor de la entrada, muy acogedor, piedra vista, buena iluminación, con mesas y sillas confortables. Escogimos un menú que denominan Clásico, ya que nos pareció lo más adecuado para revisar los orígenes de la casa de comidas que en su día fue, teniendo en cuenta además, que dos de los comensales era la primera vez que visitaban este restaurante.

Nos recibieron con un Gazpacho riquísimo, contenido de ajo, perfecto.

A continuación diversos entrantes que no vienen en el menú, de sabores ligeros, nada potentes, pero sabrosos, creemos que es para no estimular demasiado las papilas gustativas y así poder apreciar lo que vendría después.fartucate.netfartucate.net

Los entrantes fueron:

Mantequilla ahumada. Muy sutil.

Aceituna Vermú. Una exquisitez. Riquísima.

Milhoja de piquillo, quizás lo menos sabroso.

Crujiente de arroz con helado de tortilla y jamón. Original, pero todo de sabores muy contenidos.fartucate.net

fartucate.netMenú:

Salpicón de bugre y pixín. Perfecto. Vinagre en su justa medida y abundancia de pescado y marisco, cebolla presente pero no abundante. Muy bien.

Crema de Nécoras. También perfecta, un punto picante, lo imprescindible.fartucate.net

Cebolla rellena de pisto de bonito. Por sugerencia del jefe de sala la comimos de un bocado, era pequeñita, para que al estallar en la boca nos inundase el sabor del bonito. Genial.

fartucate.netMerluza a la sidra. Fabulosa, fenomenal punto de cocción, textura y sabor. Creemos que está cocinada a baja temperatura, pero, en cualquier caso, magistral.fartucate.net

Carrilleras de ternera asturiana confitada con emulsión de patata. Riquísimas. Las carrileras son muy agradecidas, pero en este caso las gracias hay que darlas a la cocina, perfectas, lo mismo que la emulsión de patata.

Fabada de Prendes. Aunque era cena no podía faltar el plato estrella de la casa. fartucate.netSe sirve con el compango aparte, así como con una croqueta hecha de compango exquisita, sabe a lo que debe llevar y con un punto de bechamel buenísimo. Ya conocéis la teoría de Fartúcate, si una croqueta es buena, la comida en general también. Aquí se cumple a rajatabla nuestra teoría. fartucate.net

La fabada exquisita, suave, cremosa, piel intacta, baja en grasa. El compango espectacular, inmejorable.

Postres:

Manzana troceada en forma de gajos, inyectada, creemos, con licores. Deliciosa, sabor ácido pero agradable y sensación de frescura en boca muy adecuada al momento.fartucate.netfartucate.net

Bocadillo crujiente de quesos asturianos. Muy bueno, nada que ver con imitaciones que ya circulan en otros sitios.

Torrija caramelizada. Tremenda, una maravilla.fartucate.net

Crema de arroz con leche requemada de Prendes. Qué decir. Suave, sabrosa, en su punto de azúcar, requemado perfecto…y además nos fartucate.netpusieron una fuente importante y a pesar de todo lo que llevábamos comido, no quedó nada. Un espectáculo.

Bodega:

Nos pusimos en manos de Dani González, el magnífico sumiller de la casa. Un encanto y que nos puso varios vinos, de precio muy contenido y con explicación de cada uno de ellos. Genial.

Pomarina. Una sidra natural hecha con manzanas de Denominación de Origen Protegido. Muy rica y que complementaba muy bien los entremeses. Otro buen producto de Valle, Ballina y Fernández (El Gaiteru para mejor identificación).

Caraballas. Un descubrimiento. Es un vino verdejo 100% pero que no se parece en nada a lo habitual. Su color, su gusto y retrogusto parecen más de albariño, pero un vino interesantísimo, criado de forma ecológica y que nos sorprendió muy gratamente. Incluso la botella es preciosa.

fartucate.netSoros. Un Rioja de Bodega Martínez Corta y que ha sido reconocido como el mejor en relación calidad precio en vinos de Rioja. Muy rico, perfecto para las carnes y la fabada.

Javier Sanz Dulce de Invierno. Un vino curioso, 80% verdejo, 20% moscatel. El conjunto es dulce, puede el moscatel, pero potencia muchísimo los postres. El vino se hace mezclando los mostos del secado natural de la uva verdejo, del sacado de uvas verdejo congeladas y el procedente de la recolección tardía de la uva moscatel, con todo su azúcar. Más que recomendable.

Servicio:

Impecable, la atención en mesa muy buena, el sumiller perfecto y Pedro Morán, que salió a saludarnos, un encanto.

Reflexión:

Casa Gerardo lleva muchos años trabajando y potenciando la comida tradicional e innovando, investigando, viajando e invirtiendo. Ver un viernes de noche ese restaurante prácticamente vacío, porque nadie quiere coger el coche por la incomodidad que pueda significar, es muy triste. En Casa Gerardo trabajan 14 personas y es difícil mantener esa estructura, lo mismo que le sucede a la mayoría de los sitios de este y superior nivel.

Hay locales en los que se pagan 50 Euros por cenar alguna tapa y un pescado con un vino de gama media, en un sitio ruidoso, atendidos regular, con mantel de papel si lo hay. En casa Gerardo, con todo lo que os hemos relatado, más unos cafés con su correspondiente detalle en fartucate.netfartucate.netforma de deciliciosas trufas y un Gin Tonic con ginebra de alta gama, hemos pagado 80 Euros. La comparación no se resiste. No es para ir todas las semanas o todos los meses, pero sí de vez en cuando porque merece la pena, todos los que disfrutamos de la buena mesa y todo lo que la rodea debemos apoyar estos sitios.

Un taxi desde el centro de Gijón y recogida por llamada, nos costó, ida y vuelta, 27€, no justifica el no ir.

Los 4 Fartus se mantienen, lógicamente, la experiencia ha sido muy buena, sin ningún pero ni sombra. Desde Fartúcate felicitamos a Pedro y todo su personal por habernos hecho vivir una gran cena, que volveremos a repetir en cuanto nos sea posible.

J.M.