Monte, San Feliz (Pola de Lena)
18300
post-template-default,single,single-post,postid-18300,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,qode-listing-2.0.3,qode-news-2.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Monte, San Feliz (Pola de Lena)

A todos nos encanta comer de fuera de casa y conocer restaurantes nuevos, pero muy pocos nos paramos a pensar en el frenético ritmo de trabajo de una cocina profesional. Intensidad y estrés que se acentúan en los sitios de moda donde son habituales las prisas y los turnos interminables a los que se exponen nuestros queridos cocineros cada vez que se ponen la chaquetilla, pero ¿acaso no lo sabían ya antes de comenzar su profesión? Por supuesto que sí. Pero eso no quita que en ocasiones no tengamos que reconocer el increíble trabajo que hay detrás de todos esos profesionales que tanto nos hacen disfrutar. Porque trabajar en una cocina también es motivo de satisfacción y más si por un momento reduces todas esas revoluciones y creas un proyecto como “Monte” de Xune Andrade, en San Feliz (Pola de Lena).

Y es que este joven, aunque sobradamente preparado cocinero lenense, puede presumir de haber pasado por reconocidas cocinas como “Casa Gerardo”, “Celler de Can Roca” o «Quique Dacosta«. Tras una temporada dirigiendo los conocidos restaurantes japoneses «Hattori Hanzo» y «47 Ronin«, aceptó el reto como chef ejecutivo del SQD Meat Point en la calle de Villanueva, entre Serrano y el Paseo de la Castellana en Madrid. Un Bistrot especializado en carnes.

Como bien es sabido la tierra tira mucho y el deseo de Xune era volver a su tierra natal y crear un proyecto como a él le gusta decir “Para ser feliz”. Así que tras varios meses de preparativos y búsqueda de la localización ideal este verano arrancó su nuevo proyecto. Basta con hablar dos minutos con él sobre “Monte” para darnos cuenta de lo claro que lo tiene.  Ha convertido lo que muchos tildarían de un proyecto suicida dadas las características y lo arriesgado de su idea en una experiencia gastronómica sensacional. Toda una oda al slow food a la asturiana.

Lo primero que te encuentras al llegar a “Monte”, es una casa típica de aldea reformada donde antaño estaba el chigre de San Feliz. Tiene una pequeña terraza donde con buen tiempo puedes disfrutar de la sierra del Aramo, mientras te tomas uno de sus riquísimos vermuts de maceración propia. También pudimos probar su embutido de jabalí curado y xata roxa madurada con hierbas y especias que él mismo preparara, ambos estaban muy buenos. Hubo tiempo para probar también sus croquetas, bechamel y reboce muy fino.

Ya en el interior te encuentras la zona de restaurante que cuenta con espacio para unos 16 comensales. Tiene una bonita decoración que hace que la estancia sea muy acogedora. Desde el comedor puedes ver tanto la zona de la barra como la cocina vista desde donde puedes ver las elaboraciones del chef mientras comes.  También cuenta con un comedor más amplio en la zona de arriba que actualmente solo lo abre bajo reserva para grupos grandes.

Tras los aperitivos Xune nos tenía preparado un menú degustación especial con algunos de sus platos más característicos. Cocina sin trampa ni cartón, con la asturianía por bandera, donde se ensalza nuestro producto gracias a su buena técnica.

Comenzamos con un aperitivo en mesa mantequilla – humo, para acto seguido continuar con Caldo – Azafrán – Manzanilla, servido en copa de vino. Caldo de pita bien clarificado, que se sirve en mesa con unas hebras de azafrán y que en estos meses de invierno es gloria.

También probamos sus Huevas – Croissant, se trata de un crujiente con huevas de trucha. Nos gustó, muy fresco.

Finalizados los aperitivos probamos su Oricio – Coliflor – Trufa, uno de los platos que más nos llamó la atención por la armonía de los ingredientes. La crema de coliflor en la base emula a una panna cotta, estaba muy suave y combinaba a las mil maravillas con el toque salino y del oricio con la potencia típica de la trufa. Un entrante de diez.

Su Navaja – Meuniere – Ortigas, también nos llamó la atención, navajas de calidad que ven su sabor potenciado por el aire de manzana y el toque de ortigas. Un platazo.

Ostra – Salmis, se trata de un salmorejo elaborado con ostra del Eo. Puro mar.

Finalizados los entrantes comenzamos con el primer plato de carne, Vaca – Yema – Trufa – Castañas. En este plato se ve la mano de Xune, ya no solo en su elaboración, sino en la búsqueda del ingrediente perfecto, y es que la vaca casina madurada durante sesenta días está alimentada con harina ecológica de escanda de la zona (actualmente está colaborando con ganaderos de la zona para realizar pruebas y ver como este tipo de alimentación influye en la calidad final de la carne). El plato también lleva queso Vidiago, castaña frita y yema de huevo confitado con un toque de trufa. Un festival.

Su Pechuga- Cebolla – Hierbas, nos indica que aquí se cocina caza y muy bien, por cierto. No es fácil darle esa textura y sabor a la arcea, para acompañarla empleó una emulsión de hierbas y portobello laminado.

El Venao – Manzana – Avellana se trata de una albóndiga de venao con caldo concentrado de pollo. La base lleva manzana y avellana. Nos gustó.

Jabalí – Apionabo – Nabo. Un guiso de jabalí con una salsa excelentemente ligada. Bueno.
Y cerramos con Callos con patatines que siempre entran bien. Muy buenos.

Para beber comenzamos con espumoso D.O Penedés, Colet a Priori Brut. No lo conocíamos y nos gustó mucho. Después dimos paso al tinto, un Aseginolaza & Leunda Kauten 2018 de la zona de Olite. Uva garnacha con 6 meses en barrica.  Cumplió a la perfección y maridando muy bien con todos los platos. Como digestivo también nos ofreció su original vino de mesa, si como lo oís.

La felicidad no es completa sin dulce y Xune lo sabe ben, por eso cerró su menú con dos pedazo de postres.
Chocolates, un bonito emplatado en el que el protagonista es un macaron sobre distinas bases y texturas de chocolate, amargo a la pimienta y té matcha. Muy bueno.
Tarta de queso, con queso la Peral como ingrediente principal. Una tarta que posiblemente sea una de las mejores tartas de queso que hayamos probado. Entra de cabeza en el “Hall of fame” de las tartas de queso que hemos probado en Fartúcate.  En la mesa coincidimos todos. De diez.

No subimos el ticket de la comida, porque nos invitaron, pero para vuestra información el ticket medio del restaurante ronda los 40€-45€ dependiendo de la bebida, si te vas a alguno de sus menús “largos” quizás algo más.
Fueron unas horas geniales las que compartimos con nuestros compañeros y Xune, pero además el día escondía algo que hizo que fuese aun más especial, y es que esa misma mañana se conocía su nominación a cocinero revelación en Madrid Fusión, que se celebra este mes de enero. Todo un reconocimiento a su buen hacer y a la originalidad de su proyecto.
Desde ya nos declaramos fans de Xune Andrade, le deseamos todo la suerte del mundo y mucho trabajo y éxitos para este 2020.

Ya sabéis: comed, bebed y sed felices.

J.V.

Monte

San Feliz S/N Pola de Lena (Asturias)
Reservas: 985 593 089

Tintoreria Everest