Mesón Marinero – Castro Urdiales (Cantabria)
7191
post-template-default,single,single-post,postid-7191,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Mesón Marinero – Castro Urdiales (Cantabria)

fartucate.netEl Mesón Marinero es un clásico de Castro Urdiales con más de 40 años de historia, que se inició como una pequeña casa de comidas en un local del casco viejo de Castro Urdiales, cuando esta hermosa villa marinera era una pequeña población muy lejos de parecerse a lo que es en la actualidad.

Regentado desde sus inicios por la familia González Salmantón, se traslada en el año 1967 a su ubicación actual, con un local mucho más amplio en un lugar privilegiado con vistas al puerto.fartucate.net

En el año 2003, Domingo Urquijo y Esteban Modino, dos empleados con más de dos décadas de dedicación a la casa, se hacen con la regencia de este restaurante, que mantiene su cocina tradicional marinera a base de pescados y mariscos del Cantábrico, siendo también un lugar ideal para una comida rápida a base de tapas típicas de la zona, como fue nuestro caso.

Éramos siete, destino a la Rioja para visitar la Bodega de Murua, y nos pareció que Castro Urdiales era el lugar perfecto para hacer la necesaria parada para comer. fartucate.net

Tuvimos la suerte de encontrar libre una de las mesas de la terraza, la única que quedaba, situada frente a la puerta principal de este restaurante, que cuenta además con barra y mesas en la planta baja y un amplio comedor en la parte superior, lugar adecuado para comidas o cenas a la carta, opción que dejaremos para otra ocasión que dispongamos de más tiempo.fartucate.net

Comenzamos con unas gildas y unos pinchos de tortilla.

fartucate.net fartucate.netLas gildas muy buenas y suaves, aunque alguno echó de menos que picasen un poco. La tortilla sencilla pero rica.fartucate.net

Calamares frescos a la romana. Buen producto, tersos y muy frescos, pero como suele ser habitual en Cantabria, no conjugan el rebozado y el calamar para lograr un mejor sabor como se hace normalmente en los restaurantes asturianos. Ración algo escasa teniendo en cuenta el precio, 21€.fartucate.net

Anchoas caseras en aceite. Una maravilla en todos los aspectos y presentadas de forma simpática. 14€ cada ración, precio adecuado, incluso bajo, teniendo en cuenta su calidad.fartucate.net

Anchoas en vinagre. También excelentes, con sabor equilibrado sin predominio absoluto del vinagre.fartucate.net

Albóndigas de bonito. Buena textura, muy rica la salsa pero quizás un poco fuerte el sabor del bonito. Las patatas paja que acompañaban este plato estaban ya talludas.fartucate.net

Fritos de rape. Cortados en forma de lámina, frescos, buena textura y buen rebozado aunque un poco faltos de sal. Acompañado de unos pimientos del piquillo muy ricos.  Plato caro, 26€ cada ración, teniendo en cuenta la cantidad y la calidad, que era buena pero no excepcional.fartucate.net

De bebida una blanco Barbadillo, vino de Cádiz muy fresco y adecuado a este tipo de comidas, aunque lo tienen algo subido de precio.

No tomamos postres porque teníamos prisa.fartucate.net

La cuenta ajustada. Con los cafés, 2 botellas de Barbadillo, 3 cervezas y 3 refrescos, salimos a 28€ por cabeza. Hay que tener en cuenta el sitio, terraza y la calidad del producto.

El servicio muy profesional, amable y muy rápido. De momento no calificamos en Fartus a la espera de hacer una nueva visita más tranquila y en el comedor de carta.

M.M.