Mesón de Cándido (Segovia)
2590
post-template-default,single,single-post,postid-2590,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Mesón de Cándido (Segovia)

fartucate.netEl restaurante más famoso de Segovia, una ciudad que de por sí merece una visita para disfrutar de sus calles y monumentos. Estamos ante uno de los destinos hosteleros más laureados de Castilla y León, un local emblemático -para sus críticos, venido a menos y caro- que merece la pena probar al menos una vez por la historia gastronómica que le contempla. Nuestra experiencia fue positiva.fartucate.netfartucate.net

El Mesón de Cándido está situado a los pies del Acueducto de Segovia y, por tanto, es lógico que la factura “incluya” la vista a una de los obras romanas más memorables en España. El interior reúne todo el máximo clasicismo de una casa de comidas castellana.

Nos recibió Alberto Cándido, hijo del patriarca, y el trato fue muy amable. Apostamos por una cena contundente. La casa invitó como aperitivo a un plato COCHINILLO-fartucate.netde lomo ibérico y unos judiones de la granja con oreja de cerdo y chorizo. Siempre se agradecen este tipo de detalles. Lógicamente, no pudo faltar el exquisito cochinillo -con denominación de origen-, eje de una velada que rematamos con una torrija de leche caramelizada con helado de chocolate.fartucate.netfartucate.net

El vino, una apuesta segura y que está recogiendo multitud de Mesón de Cándido (Segovia)reconocimientos: Viña Pedrosa, de Ribera del Duero.

El precio acorde con el servicio y la elección de platos.

La vista con el Acueducto iluminado puso el broche de oro. Si tenéis más tiempo, otra buena elección recomendable en Segovia es, sin duda, el restaurante José María.

M.A.