Las Tablas del Campillín - Oviedo
9289
post-template-default,single,single-post,postid-9289,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Las Tablas del Campillín – Oviedo

fartucate.netLas Tablas del Campillín se encuentra en la parte superior de una histórica zona verde de la capital asturiana que da nombre al local, a un paso del Oviedo Antiguo, muy cerca de la Catedral y de la plaza del Ayuntamiento. Al mediodía se puede aparcar al lado cómoda y gratuitamente ya que la zona azul se suspende de dos a cuatro y media de la tarde.fartucate.net

Este establecimiento dispone de sendas terrazas al aire libre y cubierta, gracias a unos arcos de piedra, además de una animada barra con distintas propuestas en vermús, varias denominación de origen de vinos españoles y, por supuesto, los clásicos pinchos ovetenses de media mañana. La decoración interior pretende una atmosfera que combina el diseño de los bares clásicos con ciertos toques modernos.http://fartucate.net/wp-content/uploads/2015/01/logo-corona-n.jpg

Las tablas del Campillín logró un reciente salto mediático al ganar el concurso al “Mejor cachopo 2016” que, unido al notable tirón de esta sencilla -muy pocas veces lograda satisfactoriamente- propuesta asturiana, le ha convertido en un destino con mucha popularidad lleno de clientes de todas las edades.fartucate.net

El cachopo campeón está preparado por los dos preceptivos finos filetes de ternera rellenos con paleta de jamón ibérico y queso Cabrales. La carne se reboza en huevo y harina, se fríe en abundante aceite de oliva y finalmente le dan un toque en el horno. En la mesa lo presentan en una tabla de madera acompañado de pimientos del piquillo confitados y las indispensables patatas fritas.fartucate.net

Lo cierto es que merece la pena probar este cachopo: tierno, jugoso, bien rebozado, sabroso y sin que la fuerza del queso Cabrales esconda el resto de ingredientes. La carta ofrece otros tres tipos de cachopo: tradicional (jamón y queso), gourmet (foie y jamón) y leonés (cecina y queso de cabra).

El trato es amable, cercano y distendido. Así lo refleja un detalle positivo del servicio: debido al gran tamaño del cachopo recomiendan compartirlo entre dos personas aunque nosotros éramos tres comensales y fue suficiente tras arrancar con un par de entradas.

fartucate.netApostamos por unas croquetas de jamón ibérico -la bechamel debería estar más cremosa- y una divertida ensalada de pollo con salsa césar, un par de recursos que nunca fallan entre el público menos exigente.fartucate.net

Rematamos la visita con una única ración de arroz con leche. A mí me gusta templado, cremoso y requemado. Llegó a la mesa frío, con el grano entero y con canela sin pasar por la chapa incandescente pero al joven acompañante le encantó. Por eso dicen que para gustos, colores…fartucate.net

La cuenta resultó asequible: 20 euros por persona, incluyendo dos botellas de agua, una coca-cola, dos copas de vino de Rioja, dos cafés y un chupito.

En definitiva, Las Tablas del Campillín es una alternativa recomendable si buscamos un lugar entretenido, raciones contundentes, comida rica sin altas pretensiones, ambiente popular y una factura contenida.

M.A.