Ewan Salinas – Salinas (Asturias)
6278
post-template-default,single,single-post,postid-6278,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Ewan Salinas – Salinas (Asturias)

El pasado Viernes Santo visitamos el local de Ewan para degustar su conocido Brunch. El restaurante se encuentra en Salinas, en primera fila de playa, con una terraza espléndida para días de verano y unas vistas espectaculares.

El Brunch es típico de los países del norte de Europa y se basa en una mezcla entre desayuno y almuerzo (Breakfast y lunch). Está pensado para los fines de semana, cuando la gente se levanta tarde, a una hora que se encuentra entre la del desayuno y el almuerzo. En Ewan es necesario llamar con antelación y reservar. El Brunch se sirve los días festivos o fines de semana y se puede empezar entre las 11 y las 12 y permanecer hasta las 14 horas.fartucate.netfartucate.net 

Cuando llegamos al restaurante, la mesa ya estaba preparada con una presentación muy cuidada. A cada comensal le esperaba una ración de frutas recién cortadas, concretamente fresas, piña y kiwi, junto con unas tablas a compartir de jamón, tomate y aceite, un surtido de quesos asturianos con su respectivo surtido de panes y dulces y, finalmente, croissants con mermelada y mantequilla.fartucate.net

Cuando nos sentamos en la mesa llegó el turno de las bebidas. Nos ofrecieron cava, agua y un zumo recién exprimido de piña o naranja. Además, podíamos pedir un café o infusión, también incluido en el menú, que algunos decidieron dejar para el final. El jamón era de buena calidad y el tomate estaba muy bien preparado al estilo pan tumaca, perfecto para untar en el pan. Los dulces y croissants eran caseros y frescos, se deshacían solo con meterlos en la boca.fartucate.net

En la mesa también nos esperaban canapés de foie, salmónfartucate.net y carne. El de foie nos pareció que tenía un sabor quizás un poco fuerte o ácido, mientras que el de salmón, con queso fresco, era bastante suave. El servicio, muy atento durante todo el brunch, nos trajo, mientras que acabábamos con esta primera parte, una pequeña ensalada de ciervo individual, que fue lo que menos nos convenció. Tenía una mezcla de sabores, para nuestro gusto poco acertada, y quizás demasiado dulce.fartucate.net

Tras esto nos sirvieron los huevos Benedictine, que consisten en una tosta con jamón, huevo al vapor y salsa holandesa. Simple pero bueno. La salsa, sin quitar demasiado protagonismo al resto de los ingredientes, estaba muy sabrosa y lafartucate.net combinación de sabores estaba muy bien. Cabe destacar que mientras nos servían los nuevos platos, las tablas del principio seguían sobre la mesa, por lo que podíamos comer tranquilamente al ritmo que quisiéramos.

Cuando ya no pudimos más nos ofrecieron el postre, que era un gofre con chocolate Ferrero fundido, nata y fresas. Rico perofartucate.net nada especial.  

El precio de este menú es de 25€. Creemos que por el tipo de comida que es, no es un precio especialmente barato, pero también hay que tener en fartucate.netcuenta la localización del local y el buen servicio recibido.  Tampoco pensamos que sea un tipo de comida para grandes hambres, sino más bien una comida ligera para disfrutar tranquilamente entre amigos. De todas formas, no ponemos ninguna pega a las cantidades, ya que no conseguimos acabar con todo. Además pudimos observar que tenían más repostería y unas tartas con muy buena pinta, que nos quedaron pendientes de probar. También hay la posibilidad de un menú más caro con algunas mejoras.

Sin duda, un lugar acogedor al que merece la pena acercarse.

M.M.Jr.