El Quinto – Gijón
8863
post-template-default,single,single-post,postid-8863,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

El Quinto – Gijón

fartucate.netLlevábamos ya tiempo con ganas de conocer este local y por fin pudimos hacerlo. El Quinto es una vinoteca restaurante, que incluye en su oferta gastronomía española y asiática, que parece una mezcla un poco extraña pero a la que su chef, Mariano Mier, hace convivir con total naturalidad.fartucate.net

Lo que para los vecinos de la zona empezó siendo una vinatería hace ya casi trece años, es en la actualidad además, un restaurante con cocina elaborada de primer nivel, sin que eso signifique que no ofrezca también platos más sencillos y tradicionales y todo a precios más que contenidos.

Ganador del certamen de tapas de Mahou en Gijón en 2014 con su ya famoso Okonomiyaki, ganador del Mercado de Sabores Mahou 2015, finalista Madrid Fusión 2015 certamen Tapas de Diseño, ganador del certamen de tapas de Diseño Madrid Fusión 2016 y finalista del campeonato de pinchos y tapas Asturias 2016, Mariano Mier es ya un prestigioso Chef a pesar de su juventud, del que ya pudimos ver algunas de sus habilidades en el show cooking del certamen gastronómico Gijón Se Come 2016.fartucate.net

El quinto es un pequeño local, situado en la avenida Manuel Llaneza frente a la Sidrería Chaflán y al lado del restaurante El Cencerro. Cuenta con un espacio dedicado a vinatería y un pequeño comedor con decoración tradicional muy agradable.

Éramos solo dos y aunque vimos muchas cosas apetecibles en la carta, optamos por pedir lo que llaman “Tabla Sabores del Mundo”.

En una primera tabla nos sirvieron Langostinos Tahi, Samosas, Croquetas de cangrejo real de Alaska y Rollitos.fartucate.net

Langostinos de calidad, las samosas crujientes con relleno abundante y muy sabroso, las croquetas exquisitas y los rollitos estilo vietnamitas también muy buenos. Casi no necesitaban las salsas que acompañaban, una picante con la que había que tener cuidado de no pasarse, otra dulce y otra que no somos capaces de definir pero que estaba rica.

Hakgao, empanadillas de marisco al vapor parecidas al dumpling chino tradicional y Gyozas, versión japonesa de las empanadillas Chinas, hechas con carne de cerdo picada. fartucate.net

Las dos muy buenas aunque si tenemos que escoger optamos por el sabor de la carne de cerdo picada, que creemos era gochu Asturcelta, aunque esto no lo podemos asegurar.

Gwao bao relleno de carrillera de gochu astur-celta.

fartucate.netEl ganador del certamen de tapas de Diseño Madrid Fusión 2016. Tanto y tan bien nos hablaron de él que quizás esperábamos otra cosa. El gwao bao, pan de origen taiwanés elaborado al vapor, estaba perfecto, y aunque ya hay quien opina que está pasado de moda, en Asturias sigue siendo algo novedoso. El relleno, a base de  carrillera de gochu Asturcelta con cilantro y cacahuetes, muy rico pero demasiado sabrosas las carrilleras, sobre todo para el momento del menú al que le faltaba todavía un plato. Lo idóneo hubiese sido acompañarlo de un vino tinto potente, pero éramos solo dos y teníamos todavía media botella del vino blanco. También pensamos que hubiese sido mejor servirlo en último lugar.

Por último su famoso Okonomiyaki. fartucate.net

Hecho sobre una base de harina de arroz y huevo, en la que combina cangrejo, verduras, bacon, una salsa japonesa y el atún deshidratado en finas lascas en su parte superior, que hace que con el calor se mueva de forma muy simpática. Una interesante combinación aunque quizás con exceso de salsa con un potente sabor que se impone en demasía sobre el resto de ingredientes.

De postre y para refrescar, un delicioso helado de turrón de La Ibense.fartucate.net

Para beber un vino recomendado en su carta para este menú, Oroya Blanco.

fartucate.netUn vino sorprendente de la Tierra de Castilla y León, uvas Airén, Macabeo y Moscatel de Alejandría, que ya en su etiqueta se define como “special for sushi”. Es un vino seco y ligero en una primera sensación, pero con tonos dulces muy suaves. No nos entusiasmó. En su carta de vinos no aparece referencia alguna asturiana y hay vinos blancos de Cangas del Narcea que maridarían perfectamente con estos platos.

En resumen, una comida muy interesante, en la que se nota que hay detrás un gran cocinero, aunque con este tipo de platos es muy difícil satisfacer todos los gustos.

Repetiremos visita pronto para probar más cosas que vimos en su carta y que nos parecieron muy atractivas.

M.M.