Casa Zabala - Gijón ✪✪
18209
post-template-default,single,single-post,postid-18209,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Casa Zabala – Gijón ✪✪

El restaurante Casa Zabala reabrió sus puertas con nueva dirección a principios de 2019, tras dos meses escasos cerrado por decisión de la cuarta generación de los antiguos propietarios desde 1923.

Y el éxito nació tan rodado que ha sorprendido incluso al nuevo gerente Eduardo Vigón cuyo objetivo era recuperar con un tiempo prudencial la prestigiosa cocina de este referente de la hostelería gijonesa. El regreso de la clientela fiel y otros más jóvenes ya es un hecho de tal manera que en el primer trimestre ya superaron los planes para medio año.

Casa Zabala vuelve a la primera plana como historia viva de Cimadevilla, primero como casa de comidas y luego, tras una completa reforma, como un restaurante con todas las comodidades actuales.

Todos los platos que podéis ver en las imágenes corresponden a dos visitas y logran el notable alto.

Las entradas son un acierto fijo. Por ejemplo el pastel de centollo gratinado, las milhojas de bacalao con salsa pil-pil y vizcaína o, en julio y agosto, el salpicón de bonito. Nos quedó pendiente la ventresca, icono de los antiguos dueños aunque los actuales han sabido recoger el testigo.

La lubina al horno merece un lugar de honor. Un plato logrado sin complicaciones gracias a la calidad del pescado y la mano maestra en la cocina. La receta lleva únicamente cebolla, perejil, un golpe de sidra y patatas panadera. Sublime.

Los chipirones de potera, también plato exclusivo del verano, los preparan encebollados, muy poco hechos y con un toque picante. Ricos, pero personalmente, con diferencia, los prefiero sencillamente “afogaos”, sin más.
Y, por supuesto, atención al arroz con bugre que viene con el firme aval del origen de Eduardo Vigón y su familia en el restaurante “La Playa” de Tazones. Se trata del último barín, casi metido en pleno pedreru del idílico pueblo maliayo, donde bordan el arroz con bugre del Cantábrico, pero con bogavante “de verdad”, que aporta un sabor incomparable a un arroz en su punto. Exactamente lo mismo lo tenéis en Casa Zabala.

Los postres son todos de altísima valoración: el mousse de chocolate, la tarta de manzana, las milhojas de arroz con leche

En la bodega a veces nos repetimos un poco pero es que somos forofos del cava Juve & Camps y del albariño Fillaboa.

El verano ha sido espectacular para Casa Zabala con llenos prácticamente en las dos salas y en la terraza, lo que en ocasiones incluso provocó cierto bloqueo en pleno rodaje del establecimiento. Lógico y comprensible. En la mente de la dirección ya está afrontar una mejora en las instalaciones.

Casa Zabala vuelve a ser afortunadamente un destino imprescindible en pleno Barrio Alto gijonés gracias a la exigente elección del producto, buen trato en la preparación y un servicio amable.

Eduardo y su hermano Marino gozan de gran popularidad en Villaviciosa ya que además de hosteleros vistieron la camiseta del Lealtad.

Aprovechando estas líneas os recomendamos el restaurante que Marino regenta en El Puntal: “El Moreno”, con parrilla de carbón para sus pescados y mariscos. Mención también merecen los platos de cuchara en los que sobresale la “Mejor fabada del mundo” en 2012. Queda pendiente nuestra crónica de este lugar que dispone de sidrería, un amplio comedor interior y una sencilla terraza con impresionantes vistas a la ría.

Les deseamos muchísima suerte a Eduardo Vigón y su equipo en esta ambiciosa andadura en Casa Zabala: lo merece por su afecto y su apuesta decidida por una gastronomía asturiana de máxima calidad.

M.A.

Restaurante Casa Zabala

Calle Vizconde de Campo Grande 2
33201 Gijón

Reservas: 985 34 17 31

fartucate.net

Tintoreria Everest