Bodegas Habla – Trujillo – Cáceres
15950
post-template-default,single,single-post,postid-15950,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Bodegas Habla – Trujillo – Cáceres

Hacía tiempo que queríamos visitar alguna bodega diferente, descubrir nuevos vinos, nuevas filosofías y nuevas inquietudes, algo que se alejase un poco de las más tradicionales.

Conocer BODEGAS HABLA nos sirvió para colmar esa curiosidad y conocer otra forma de empezar un proyecto y de elaborar vinos de una forma distinta.

Es una bodega muy reciente, fruto de la inquietud de personas procedentes de sectores muy diferentes al vino, como la cría de caballos de Raza Española, de cría de ganado de Raza Limousine o de la construcción. Buscaron una zona donde elaborar nuevos vinos y descubrieron que en esta tierra cercana a Trujillo había antecedentes muy antiguos de cultivos de uva. Una tierra de poca profundidad, mucha pizarra, climas extremos y que daría unas posibilidades muy interesantes para conseguir un producto personal y especial. Por eso sus vinos son DO Tierra de Extremadura, además del rosado, que proviene de viñedos propios fuera de allí y un vino con DO Champagne.

El nombre de Bodegas Habla viene de la leyenda de que Miguel Ángel, cuando vio terminado su Moisés, siendo tan perfecto, le dio un pequeño golpe con el martillo en la rodilla y le dijo “Habla“ entendiendo que era lo único que le faltaba.

Así, en medio de una finca de 200 Hectáreas de viñedos, divididas en 68 parcelas y con diferentes tipos de uva, se trabaja con Cabernet-Sauvignon, Syrah, Tempranillo, Petit verdot, y Sauvignon blanc, se erige el edificio de la Bodega. Muy bonito, funcional y acogedor.

Allí nos recibieron una mañana de Junio para hacer la visita y una pequeña cata. Fuimos en primer lugar a un local grande, con una barra y mesas, donde nos presentaron distintos libros que han editado ellos mismos y nos contaron la originalísima promoción de presentación que hicieron al mundo de la hostelería. Se trató de enviar libros con conceptos sobre sensaciones, sabores…, pero sin identificarse, hasta que en la última entrega decían su nombre y origen.

Después pasamos a la zona de Elaboración, silos de acero inoxidable, cada uno para su propia parcela, no se mezclan unas con otras porque cada parcela se analiza por separado, las uvas se recogen a mano, una a una, desechando todas las que no son óptimas.

La crianza se hace en barricas de roble francés, renovándose escrupulosamente cada seis años.

VINOS

Blanco

Habla de Ti. Un vino elaborado exclusivamente con uva Sauvignon blanc. Un vino fresco, muy aromático.

Rosado

Rita Habla.  El nombre es en recuerdo de Rita Hayworth y la botella inspirada en su figura. La añada de 2015 incorpora un tapón de cristal. Uvas Syrah y Garnacha procedentes de viñedos situados en la Provence francesa.

Tintos

La filosofía es ir elaborando vinos que vayan creciendo hasta llegar a envasar los de máxima expresión, así hay distintos vinos que van mejorando en calidad y contenido.

Habla de la Tierra. El más sencillo pero muy fácil de beber, se encuentra ya en muchos locales. Cabernet y tempranillo

Habla del Silencio. Syrah, Cabernet-Sauvignon y Tempranillo. Ya se va percibiendo ese fuerte sabor a pizarra que nos recuerda a los vinos de Somontano, con personalidad.

Habla Nº…Es el vino de máxima expresión. No se hace cada año, solo si las condiciones de maduración y recolección son perfectas. No hay dos años iguales, cada año se utilizan las variedades que mejor equilibren para obtener el producto perfecto.

Champagne

MOSES.

Que la DO Champagne conceda a un vino no procedente de una bodega francesa el poder llevar el nombre de esta región quiere decir la gran calidad y la escrupulosa elaboración de este Moses,elaborado exclusivamente con uva Chardonnay, con tres años de maduración sobre lías.

La bodega incorpora los medios técnicos de última generación, colabora con distintas Universidades para descubrir nuevos métodos de fermentación y elaboración, como las de Zaragoza y Madrid, Burdeos o Montpellier y Berkeley.

CATA

Probamos cuatro vinos, Habla de Ti, Habla de la Tierra, Habla del Silencio y Habla nº 11.

Dimos hasta tres vueltas a cada uno para ir descubriendo sabores, olores, matices y en cada una nos aparecían detalles que no habíamos visto en la anterior.

Realmente una gran experiencia, muy recomendable para quien quiera conocer una bodega diferente.

J.M.