Restaurante Paprica – Lugo
9909
post-template-default,single,single-post,postid-9909,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante Paprica – Lugo

fartucate.netSituado en el centro histórico, con vista directa a la muralla de Lugo desde el comedor y desde una terraza, abierta cuando llega el buen tiempo, justo al pie de la misma, tiene que ser una experiencia impresionante cenar a escasos metros de dos mil años de historia.

Lugo es una ciudad donde se come muy bien, muy abundante y donde la tradición es fundamental, por eso nos encantó la apuesta del propietario y chef del restaurante Paprica, Álvaro Villasante, por una fusión de sabores y experiencias gallegas, pero algo alejadas de lo habitual. Mezclar vieiras con jugo de ternera o merluza con nabizas… no es frecuente.fartucate.net

Álvaro apuesta por Lugo y, a pesar de las numerosas ofertas que ha recibido para regentar restaurantes en distintos sitios, permanece fiel a sus orígenes y prioriza la calidad de vida y la independencia que le da ser propietario a cualquier otra aventura, algo por lo que debemos felicitarnos, porque la experiencia ha sido muy positiva.

Sábado de Marzo al mediodía. Dos personas previa reserva telefónica. Comedor lleno, no es muy grande, pero sí muy acogedor.

El servicio es inmejorable. Un jefe de sala, jovencísimo y encantador, en el punto justo de educación y cordialidad, nos hizo sentirnos muy a gusto. La chica que nos trajo las bebidas también muy profesional y muy cercana, un diez para los dos.

Como es costumbre en fartucate.net nos inclinamos por un menú degustación, es la forma de valorar mejor una cocina desconocida, ya que se prueban distintas opciones.

El menú consistió en:fartucate.net

Un entrante de aceitunas, magníficas, y un ligero paté, muy sabroso

Ensalada de mano de cerdo.fartucate.net

Ya empezaba la sorpresa porque sobre el magro de la mano de cerdo llevaba un trozo de langostino crudo que se hacía con el calor.

Carpaccio de gambón con cítricos.fartucate.net

Exquisito plato, punto perfecto de acidez y una textura gelatinosa muy conseguida y apetecible.

Vieiras con jugo de ternera, algas y laurel.fartucate.net

El punto de la vieira a la plancha era perfecto, las piezas también lo eran. El sabor del jugo de ternera enriquece el plato. Recuerdo cuando mi madre ponía jugo de carne en la merluza a la cazuela, nos encantó.

Merluza del pincho con caldo de nabizas escurrido. fartucate.net

Otra mezcla muy interesante. El caldo de nabizas siempre se asocia a los productos derivados del cerdo, pero le da un toque diferente a la exquisita merluza, cocida a dos temperaturas, en un punto perfecto. Gran plato.

Conejo en dos cocciones con jugo de romero. fartucate.net

No es habitual que pongan conejo en un menú degustación y no es una de mis carnes preferidas, pero debo decir que estaba muy bueno, y, quizás debido al romero, tenía un sabor que con los ojos cerrados no distinguiríamos mucho del cordero, algo extraño, pero la textura y sabor así nos lo recordaba.

Tablita de quesos. fartucate.net

Marianne. Leche cruda de vaca. Cuajo tradicional. Cortes de Muar, Silleda, Pontevedra
TronchónLeche cruda de cabra. Cuajo vegetal. Elaborado en quesería los Carrales, Almedíjar, Castellón.
Taleggio Leche cruda de vaca. Cuajo tradicional. Elaborado por casa Arrigoni. Bérgamo, Italia.

Los tres quesos buenísimos.

Isla del tesoro.fartucate.net

Un postre delicioso, chocolate y frutas.

Cafés.

Bodega.

fartucate.netPedimos un blanco de DO Valdeorras, dejando que nos aconsejasen. Nos trajeron un D´Berna, un vino suave, de un color algo pajizo, con gran presencia de olores a frutas y flores, fresco, fácil de beber y muy agradable.

Con los quesos pedimos una copa de vino tinto, trajeron un Habla del Silencio, vino conocido, elaborado en Trujillo, Cáceres, en Bodegas Habla, donde tuvimos la suerte de estar y de la que hay un reportaje en la sección “Bodegas” de esta web.

fartucate.netPara acompañar al postre nos obsequiaron con una copita de S´Naranja de Bodegas Sauci, DO Condado de Huelva. Una bodega criadora, no productora, que hace este vino con uva Pedro Ximénez y algo de Palomino, envejeciendo durante diez años y al que se añade piel de naranja secada al sol. El resultado es buenísimo, contrasta el sabor amargo de la cáscara con el dulzor de la uva Pedro Ximénez, gran maridaje con el chocolate.

El precio más que contenido, las dos personas 106€. Para un menú degustación tan completo y bodega variada nos parece un precio francamente bueno.

Una gran experiencia que esperamos repetir para intentar cenar en la terraza.

Recomendamos este restaurante por muchos motivos, profesionalidad, apuesta por la innovación, instalaciones y servicio. Un gran descubrimiento.

J.M.