Restaurante El Mirador – Lastres (Asturias)
9945
post-template-default,single,single-post,postid-9945,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Restaurante El Mirador – Lastres (Asturias)

fartucate.netLastres, uno de los pueblos más bonitos de Asturias, tiene por su peculiar situación y especial orografía, unas espectaculares vistas que se pueden disfrutar de forma preferente desde el restaurante El Mirador, tanto desde los espacios que le rodean como desde su interior. En un día radiante de sol como el que tuvimos la suerte de tener el día de nuestra visita a este restaurante, resulta todo especialmente maravilloso.fartucate.net

Está situado en la parte más alta de la villa marinera de Lastres, en el mirador de San Roque, al lado de la capilla del mismo nombre. Se accede en coche sin problemas y dispone de aparcamiento suficiente.fartucate.net

Éramos cuatro y nos situaron en el comedor de la planta superior, en una mesa redonda pegada a la cristalera con unas vistas maravillosas. Es como estar suspendido en el aire con el mar y el pueblo de Lastres a tus pies y con vistas que alcanzan la playa de La Griega de Colunga, los Picos de Europa…. un auténtico paraíso.fartucate.net

Teníamos mesa reservada y como llegamos con bastante antelación, después de hacer las obligadas fotos, amenizamos la espera tomando un estupendo “vermut” Asturiano, Roxmut, bebida elaborada por Sidra Castañón y aunque su denominación oficial es Compuesta de Sidra, es muy parecida al vermut.fartucate.net

Elaborado a partir de sidra que se macera con hierbas y alcohol durante 3 meses en barrica, no tiene nada que envidiar a los vermuts tradicionales. Tiene su mismo color pero técnicamente no se le puede llamar vermut porque éstos deben estar elaborados a partir de vino y Roxmut está hecho de sidra, aunque insistimos en que su sabor, sobre todo después de preparado, es muy parecido al de un vermut de alta calidad pero con un ligerísimo sabor a manzana casi inapreciable, que aporta una ligera acidez final que permite suavizar el clásico dulzor de algunos vermuts. fartucate.net

Cinco minutos antes de la hora prevista, nos invitaron a pasar a nuestra mesa, atendidos en todo momento por personal muy profesional y amable y con una organización perfecta, sin “barullos” y sin apenas espera entre platos.

fartucate.netComenzamos la comida con unas croquetas caseras muy ricas, aunque quizás con el bechamel un poco seco y algo escaso. Tenemos el listón muy alto en lo que croquetas se refiere y estas, sin estar entre las mejores, son unas buenas croquetas.

Pulpo de Lastres a la gallega.

fartucate.netPulpo de una calidad extraordinaria y hecho a la perfección. Textura impecable, muy sabroso, buen equilibrio en el pimentón y acompañado de pequeños cachelos también muy buenos. Sensacional.

Rey a la plancha.fartucate.net

Buen pez, buen sabor pero se les fue un poco la mano con la plancha, por lo que algunas zonas y sobre todo uno de los lados, quedó demasiado seco.

Pixín amariscadofartucate.net

Pixín (rape) muy fresco hecho en su punto, sabroso y con una textura perfecta, sobre una salsa de marisco deliciosa, de las de estar “haciendo barquitos” hasta dejar el plato brillante.

Raya a la espalda.fartucate.net

Otro pescado de calidad máxima con muy buen sabor, una salsa marinera riquísima y una base de patatas panadera también deliciosas. Por poner un “pero”, un poco menos hecho hubiese estado mejor.

Todos los platos en raciones abundantes, por lo que no nos quedó sitio para probar postre.

fartucate.netTienen una buena carta de vinos, de la que escogimos un excelente Ribeiro, Ramón Do Casar, elegido mejor vino blanco de Galicia en 2016. Uva Treixadura, Albariño y Godello, es un vino largo, muy equilibrado, fresco y agradable, perfecto para acompañar esta comida y que tienen a muy buen precio. No faltó un poco de agua asturiana Fuensanta, siempre necesaria.fartucate.net

En resumen una estancia muy agradable en un lugar auténticamente paradisiaco, restaurante con unas instalaciones amplias y cómodas, personal encantador y relación calidad/precio muy buena. Si la climatología acompaña, como fue en nuestro caso, solo las vistas ya merecen la visita. Volveremos para probar otros platos como sus arroces, de los que tenemos buenas referencias.

M.M.