La Sifonería y A la Sombra de un Sifón (Cangas de Onís)
691
post-template-default,single,single-post,postid-691,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

La Sifonería y A la Sombra de un Sifón (Cangas de Onís)

FARTUCATEfartucate.netUn dos en uno perfecto. La Sifonería, un clásico chigre de toda la vida con Celso al frente, conectado con un restaurante que llaman “A la Sombra de un Sifón”, nombre muy apropiado pues se puede comer lo mismo que en la Sifonería mas otros platos mas elaborados.

El chigre y su terraza son perfectos para tapear. Su plato estrella es la Tortilla de Merluza (increíblemente buena), pero hay muchas más cosas incluidos buenos embutidos y quesos de todo tipo. Se puede comer muy bien y por muy poco dinero.

El Restaurante además de la tortilla de merluza y tapas similares a las del chigre, tiene en su carta muchos más platos y una buena bodega. Platos muy bien elaborados hechos con materia prima de altísima calidad, y a un precio muy económico.

En una de nuestras visitas al Restaurante, además de un excelente paté de aperitivo y unas anchoas de gran calidad, disfrutamos de la tortilla de merluza que nunca conseguiremos saber qué hacen para que tenga un sabor tan especial, y unos callos de bacalao exquisitos.

FARTUCATEEn nuestra útima visita, noche de Octubre lo suficientemente templada como para cenar en la terraza, nos planteamos una cena de picoteo, y La Sifonería es un sitio ideal para esto.

Comenzamos con un jamón muy correcto y unas anchoas muy ricas con pimientos también muy buenos.

Como platos calientes, puerros rellenos de jamón ibérico con bechamel, muy suaves y sabrosos, y por supuesto la tortilla de merluza, con huevos caseros, punto jugoso perfecto y resultado espectacular.

De postre arroz con leche muy rico y todo acompañado de un buen vino, Marqués de Murrieta reserva, elección que siempre dejamos a cargo de Celso y nunca nos falla.

Un sitio perfecto si se busca un lugar agradable, comida sencilla pero muy buena a precios muy contenidos.

Tanto Celso, el dueño, como la camarera que nos atendió, su sobrina nieta, son muy amables y eficaces.

Visita obligada en Cangas de Onís.

M.M.