Club Marítimo Astur – Gijón
16254
post-template-default,single,single-post,postid-16254,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Club Marítimo Astur – Gijón

fartucate.netNueva etapa en el restaurante del club Marítimo Astur, del que se hace ahora cargo Agripino García “Pino”, un veterano con larga trayectoria tanto en labores de cocina como de sala, muy conocido en Gijón por su paso por restaurantes tan emblemáticos como Casa Vitorón y los más recientes en el Bar Somió y en La Cocina de Lolo y Pino que ahora regenta en solitario Lolo.

El restaurante del club Marítimo Astur está situado al principio de la calle Rodríguez Sampedro en la popular zona de Fomento en el Puerto Deportivo, y aunque pertenece a los pescadores y navegantes deportivos socios del mismo, está abierto al público en general. Es un elegante local con una barra con un par de mesas altas, un comedor con una amplia cristalera con vistas a Fomento y otro nuevo que Pino adaptó en lo que era la antigua bodega, que aumenta notablemente la capacidad de este restaurante.

Aprovechamos el martes de Antroxu en Gijón para visitar por primera vez este local desde que está al frente del mismo Pino. Éramos 6 y nos situamos en una cómoda mesa paralela a la cristalera con vistas a Fomento, y aunque nuestra intención inicial era solo comer el Menú del Antroxu, no pudimos resistirnos a probar algún plato más.

Comenzamos con un aperitivo invitación de la casa, Pastel de Cabracho, fresco y muy rico acompañado de un pan tostado antológico.

Picadillo con tortos.

Picadillo muy sabroso, justo de picante y sin demasiada grasa. Los tortos también muy buenos, hechos con buen aceite.

Tortilla de bacalao.

De las mejores que hemos probado últimamente, y han sido muchas. Sabor pleno, punto de jugosidad perfecto… ni un pero.

Fritos de merluza.

Merluza fresca muy buena, jugosos, buen rebozado y en conjunto muy sabrosos.

Cocochas de merluza.

Plato estrella en todos los restaurantes en los que ha estado Pino. Tan buenas como siempre.

Bacalao a la portuguesa.

Lomos de bacalao sobre una base de revuelto de huevo y patata. Bacalao sabroso y en su punto, lo mismo que el revuelto. Buen plato y muy abundante.

Callos.

Pequeñinos, pulcros, pegajosos y picantes sin pasarse. Simplemente deliciosos.

Pote Asturiano.

Con presencia testimonial de fabes y un poco menos contundente que la media. Verdura muy buena y en abundancia, compango de calidad que incluye oreja y en conjunto un plato maravilloso. Como comentamos en twitter en su día, es difícil encontrar dos potes iguales, ya que son muchas las versiones que se hacen en Asturias. A nosotros nos gustan casi todas.

Casadielles, frixuelos y picatostes.

Postres típicos del Antroxu cien por cien asturianos y una auténtica y maravillosa “llambionada”. Los tres estaban riquísimos.

Hay muchas más opciones aunque la carta no sea demasiado grande. Lo mejor, dejarse aconsejar por Pino y olvidarse de la carta.

M.M.