Casa Yoli, establecimiento emblemático y de los más antiguos de Gijón
16411
post-template-default,single,single-post,postid-16411,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
fartucate.net

Casa Yoli – Gijón

Sin duda uno de los establecimientos emblemáticos y más antiguo de Gijón, Casa Yoli tiene sus orígenes nada menos que en 1901, fecha desde la que varias generaciones mantienen su esencia como “merendero asturiano” situado en un enclave privilegiado como es Deva, una de las zonas rurales de Gijón con más encanto.

Tal y como se describen en su página web, “cuenta con un ambiente entrañable y acogedor, para comidas, meriendas y cenas. Picoteo y raciones, con un carácter informal, en un entorno de lo más agradable, siempre bajo la premisa de mantener nuestro espíritu.”

fartucate.net

Sus instalaciones están divididas en dos. A un lado la casa, con su banco en la entrada, bar y mesas en la planta baja y comedor en la planta superior. Cruzando la carretera el merendero y una cabaña cubierta, lugares ideales para disfrutar de una buena sidra Piñera, acompañada de croquetas, chorizos a la sidra, calamares, tortilla y todo tipo de raciones típicas de ”merenderu asturianu”.

Pero lo más destacado de Casa Yoli es la cocina casera tradicional. Platos como el pitu caleya, cebolles rellenes, menestra de verduras, pote asturiano, huevos de aldea fritos con chorizo……. y muy especialmente la fabada asturiana, pues en Casa Yoli se cocina una de las mejores fabadas de Asturias y como consecuencia del mundo.fartucate.net

La que tomamos en nuestra última visita el pasado viernes 23 de marzo rayaba la perfección. Una fabada que no participa en competiciones pero que está a la altura de las mejores, hecha con fabes de primera, pura mantequilla que se deshace en la boca sin notar diferencia entre piel e interior, punto perfecto, caldo y fabes con sabor integrado bailando con un compango delicioso…. ¡Enorme!fartucate.net

Y para rematar la jugada un arroz con leche de casa al más puro estilo tradicional, templado, punto cremoso perfecto, con un sabor infinito y requemado en el momento. Qué más se puede pedir…

M.M.