Casa del Río – Cangas del Narcea
16346
post-template-default,single,single-post,postid-16346,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Casa del Río – Cangas del Narcea

fartucate.netSituado en la calle Mayor de Cangas del Narcea, el restaurante Casa del Río es otra de las buenas opciones que podemos encontrar en esta localidad del suroccidente asturiano, que tiene como eje principal la cocina tradicional siempre con materia prima de primera calidad, donde las carnes destacan especialmente así como embutidos de elaboración propia y platos de cuchara como el pote asturiano.

En su página web explican con detalle los inicios de este restaurante, que datan de hace más de veinticinco años en el Santuario del Monte del Acebo, situado a 10 kilómetros de Cangas del Narcea, donde la familia inauguró un pequeño negocio de comidas caseras en el que los hermanos David y Miguel Ángel Álvarez del Río trabajaban los fines de semana y temporadas estivales. En esta época María, su madre, se encargaba de los fogones, Tino, el cabeza de familia, de las relaciones públicas, y Miguel, David y sus respectivas novias – hoy esposas -, del resto de menesteres.

Tras comprar el actual local en la calle Mayor de Cangas, David Álvarez del Río fue dando el relevo a su madre María en la cocina, en un negocio que sigue siendo familiar y que cuenta con unas excelentes instalaciones en la mejor zona de Cangas del Narcea, local que ha sido reformado recientemente para dotarlo de una decoración moderna y a la vez elegante sin caer en sobrecargas y muy bien iluminado.

El local cuenta con una zona de barra a la entrada, siempre muy concurrida, un comedor al fondo y otro en la planta inferior que fue donde nos situamos para disfrutar de una excelente comida, en un ambiente muy agradable y muy bien atendidos.

Comenzamos con unas croquetas de jamón con una bechamel cremosa y muy rica y un rebozado correcto aunque mejorable.

Tabla de verduras a la plancha.

Todas radiantes de frescura, sabrosas y en su punto.

Solomillo de ternera.

“Pura manteca” y sabor maravilloso. Acompañado de pimientos muy ricos y unas patatas fritas mejorables.

Chuletón de vaca.

Excelente pieza sin apenas desperdicio, tierna, gran sabor, hecha en su punto y llamada por su nombre, como debe ser. Misma compañía que el solomillo en un plato independiente.

Cordero lechal.

Otra maravilla. Tierno, buen sabor, jugoso y en su punto, sobre unas patatas fritas que se enriquecen con el sabor del jugo del cordero.

Sorbetes de limón y de mandarina.

Ambos deliciosos, para finalizar una estupenda cena con producto de altísima calidad, bien tratado en la cocina en raciones abundantes con muy buena relación calidad/precio.

En resumen un buen restaurante, buena cocina y muy buen producto. De lo mejor de Cangas del Narcea.

M.M.